Páginas

miércoles, 10 de septiembre de 2014

El Arte de la Magia de Jorge Blass

Espectacular, me deja sin palabras.

Este verano, como los anteriores, el Parque de Atracciones de Madrid presentaba algunos espectáculos. Este año había Magia con Jorge Blass y entramos a verlo. Reconozco que nunca me había llamado demasiado la atención el mundo de la magia. Recuerdo ver mucho a Juan Tamariz con sus cartas en la televisión cuando era pequeña, pero no recuerdo otros magos que despertaran mi interés. Pues tengo que decir que salí con la boca abierta, me encantó. Su magia es espectacular, divertida, entretenida. Mis niñas estaban encantadas, sobre todo la mayor que le gusta la magia. Nosotros pasamos el tiempo que duró el espectáculo sorprendidos diciendo: ¿cómo lo hace?
Después de llegar a casa estuve mirando Internet, y vi que en septiembre estaría en el Teatro Compac Gran Vía con su espectáculo "El Arte de la Magia". Compramos las entradas y fuimos a verlo, y salimos igualmente sorprendidos. Me parece realmente difícil llegar a sorprender a tanta gente en el tiempo en que vivimos. Apariciones y desapariciones de personas y objetos, juego de adivinación con cartas y el espectacular final que te hace quedarte con ganas de más. Todo con gran participación por parte del público, lo que te hace sentir que formas parte del espectáculo.
Además, Jorge Blass tiene el detalle de quedarse en la puerta para firmar autógrafos y hacerse fotos con todos los que quieran. Se queda hasta que se va la última persona. Pasamos con mi hija mayor, Jorge Blass firmó la bolsita mágica que compramos y nos hicimos una foto. Después mi niña pequeña, que se había dormido, se despertó y volvimos a pasar para que ella también tuviese su foto y firma, y fuimos los últimos.

Desde ahora veré la magia con otros ojos.

Podéis verle hasta el 21 de septiembre en el Teatro Compac Gran Vía, muy recomendable para todas las edades. Puedes ver información sobre el espectáculo El Arte de la Magia aquí.

domingo, 7 de septiembre de 2014

El tiempo pasa...


Desde el momento en el que abrazas a tu bebé por primera vez, nunca serás la misma persona.
Quizás anheles la persona que eras antes.
Cuando tenías libertad y tiempo
Y nada en particular por lo que preocuparte
Conocerás el cansancio como nunca lo habrás hecho antes.
Y encadenarás días que son exactamente iguales el uno al otro
Llenos de tomas y eruptitos.
Cambios de pañal y llanto.
Quejidos y peleas.
Siestas o falta de siestas
Puede parecer como un ciclo sin fin.
Pero no olvides que…
Hay una última vez para todo
Llegará el día cuando le des de comer a tu hijo por la última vez.
Se dormirán sobre ti después de un largo día
Y será la última vez que abraces a tu niño mientras duerme
Un día los llevarás en tu cadera y los dejarás en el suelo
Entonces nunca más los volverás a coger de esa forma.
Les frotarás el pelo en la bañera una noche
Y a partir de ese día querrán bañarse ellos solos.
Te cogerán de la mano para cruzar la carretera
Y entonces nunca te la pedirán de nuevo.
Se deslizarán en tu habitación a media noche en busca de mimos
Y entonces será la última noche que te despierten para esto.
Una tarde cantarás “Las ruedas del autobús”* y harás todos los gestos
Y entonces nunca más volverás a cantar esa canción de nuevo.
Te darán un beso de despedida en la puerta del colegio
Y al día siguiente te pedirán que no los acompañes nunca más.
Les leerás un último cuento en la cama y limpiarás una última cara sucia.
Correrán hacía ti con los brazos en alto una última vez
El caso es que nunca sabrás cuando será la última vez
Hasta que no haya más veces.
E incluso entonces te llevará un tiempo llegar a darte cuenta de ello.
Así que mientras estés viviendo estos momentos, recuerda que sólo hay un pequeño número de ellos, y que, cuando se hayan terminado, te morirás por revivir un solo día lleno de ellos.
Por última vez


* “The Weels on The Bus” es una canción infantil anglosajona.

Leído en el foro de www.crianzanatural.com