Páginas

martes, 18 de marzo de 2014

Como cambia tu vida con el segundo

Después de bastante tiempo sin escribir, no podía añadir otro tema que el motivo de la poca asiduidad con que escribo ultimamente en el blog. Y repitiendo el título, esta vez con exclamaciones ¡como cambia tu vida con el segundo!
Hemos pasado de apañarnos perfectamente a no tener tiempo para absolutamente nada. También hay que decir que mi niña pequeña está en la edad más cansada para los padres (tiene 20 meses). Está explorando todo sin parar y con su hermanita mayor nos resulta imposible tener todo controlado (piezas pequeñas, obstáculos con los que se puede caer,...), así que estamos más pendientes que cuando teníamos sólo una.
Cada una tiene sus necesidades; la pequeñita sus necesidades de bebé, incluyendo la etapa todo es mío y sólo mío (mamá también) y la más mayor su transición de hija única a hermana, con todo lo que conlleva. Esta transición yo diría que la está haciendo ahora; cuando Sara era bebé, no mostraba estar tan necesitada de atención como ahora.
Otro tema desconocido para mí es el tema del sueño. Tenemos la gran suerte de que nuestra primera niña duerme muy bien desde siempre. Con la segunda ha sido todo diferente, y el sueño no podía ser menos. Se despierta una vez como mínimo cada noche, y si está malita o le está saliendo algún diente pasamos a perder la cuenta de las veces que se despierta.
Poco a poco voy recuperando algo de tiempo, así que voy a retomar el blog que siempre me sirvió de desahogo, para compartir la información que voy consiguiendo, etc.
En la foto que he puesto se las puede ver a las dos curioseando.