Páginas

jueves, 21 de octubre de 2010

A la pisci!!!


Tengo que reconocer que desde siempre me ha dado mucho miedo el agua, a la vez que me parece divertida en zonas que no cubre. Tenía ganas de hacer matronatación y he acertado porque a mi niña le encanta. Además va también con la guarderia, que me da todavía más miedo pero ella lo pasa bien.
A continuación transcribo una lista de beneficios de la matronatación extraidos de este artículo, que es interesante leer porque es muy completo.

  • Desarrollo psicomotor: El bebé que aún no camina encuentra en el agua la posibilidad de moverse tridimensionalmente, siendo mucho mayor la libertad y continuidad de movimientos. A muy temprana edad comienzan a tener nociones de desplazamiento y distancia de una gran riqueza y sensibilidad, lo que redundará en una mayor coordinación motriz.

  • Fortalecimiento del sistema cardiorrespiratorio: La natación fortalece el corazón y los pulmones. Debido al trabajo respiratorio que se realiza en el agua se aumenta la eficiencia en la oxigenación y traslado de la sangre.

  • Ayuda al sistema inmunológico.

  • Aumenta el coeficiente intelectual: Está demostrado que los bebés que han hecho natación en los 2 primeros años de vida desarrollan una percepción mayor del mundo que los rodea con lo que ya están aprendiendo a ser más creativos y observadores. El agua estimula la capacidad de juego del niño y este hecho repercutirá muy positivamente en aprendizajes futuros.

  • Mejora y fortalece la relación afectiva y cognitiva entre bebé-mamá-papá: La realización de un programa acuático para un bebé le llevará, junto con sus papás a compartir situaciones ricas y profundas que no sucederán de otra forma pues se van a juntar las reacciones innatas e instintivas del bebé con las propias vivencias que genera la práctica de la natación, que sin duda ayudaran al conocimiento mutuo, alimentando el amor y orgullo de mamá y papá.

  • Inicia la socialización sin traumas en un ambiente lúdico y recreativo, desarrollándose como personas y su entorno de una forma natural. La convivencia en la piscina con otros niños le ayudarán a relacionarse mejor, además de que aprenderá a compartir y realizar actividades junto a otras personas. El niño adquiere mas confianza para comunicarse y desarrollarse en grupo, ya que estará en constante contacto con instructores y niños.

  • Desarrolla las habilidades vitales de supervivencia.

  • Ayuda al bebé a relajarse.

  • Ayuda al bebé a sentirse más seguro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog se alimenta de tus comentarios. Estoy encantada de recibir tu opinión!