Páginas

sábado, 28 de agosto de 2010

Adopción

Siempre he tenido ilusión por tener hijos, pero además me haría ilusión adoptar aunque es algo bastante complicado. No voy a entrar en detalles sobre este tema porque lo que quiero hoy es transcribir un texto que me ha emocionado al leerlo. Fue escrito por David Azcona, un chico adoptado, y publicado en su web www.soyadoptado.es.

Decidme que vais a ser mis padres para siempre.
Decidme que me quereis mucho.
Decidme porque me adoptasteis.
Decidme que pasasteis miedo y llorasteis en la espera.

Contadme cómo un juez hizo un documento que nos une para siempre.
Contadme otra vez porque me adoptasteis en vez de tener un hijo biológico.
Contadme que sentisteis cuando os dijeron que erais idóneos.
Contadme lo que tuvisteis que que aprender y formaros para poder adoptarme.

Habladme de abandono porque necesito poner nombre a lo que siento.
Habladme de mi madre biológica, no de una señora que me llevo en la tripa.
Habladme de cómo era mi orfanato, mi centro o el lugar de donde vengo.
Habladme de los años que tuvisteis que esperar desde que os ofrecisteis para adoptarme.

Explicadme quién soy.
Explicadme porque mis ojos son diferentes a los vuestros.
Explicadme porque yo no nací de tu tripa.
Explicadme aunque yo no pregunte, porque me dará miedo haceros daño.

Entendedme cuando lloré por miedo na quedarme sólo.
Entendedme cuando me sienta mal por sentirme diferente y contadme como os sentirías vosotros.
Entendedme cuando os pregunte por mi madre biológica.
Entendedme si hay veces que os cuestiono si sois mis padres.

Acompañadme en mi infancia y adolescencia, haga lo que haga, diga lo que diga.
Acompañadme cuando quiera buscar, cuando quiera entender.
Acompañadme en los buenos momentos pero también en los malos.
Acompañadme aunque yo os diga que sobrais.

Ayudadme a entender que si tengo raices.
Ayudadme a buscar las piezas de mi puzzle y a construir las que no esten.
Ayudadme a entender y elaborar mis sentimientos y mi rabia.
Ayudadme a superar mi miedo al rechazo y al abandono.

Sed mis guias.
Sed mis compañeros.
Sed mi ayuda.
Sed mis padres.

viernes, 27 de agosto de 2010

Vuelta a la guardería después de las vacaciones

Hemos vuelto de vacaciones y, aunque todavía no hemos vuelto a la guardería ya me da vueltas la idea de cómo hacerlo. Perder el ritmo es inevitable en vacaciones y, si para nosotros es difícil volver a la rutina, para ellos lo es más porque tampoco puedes explicarselo, todavía no entienden todo.

Se supone que es mejor ir adaptándose poco a poco a los horarios que hacen en la guardería pero resulta complicado. También se supone que debes hacer la despedida lo más corta posible el día de vuelta, pero ¿cómo dejarla allí llorando desconsolada? A mí me resulta dificilísimo. Además, estoy en paro, así que la llevo sin prisa y se me hace muy complicado irme. Quiero llevarla una hora o dos el primer día para ir aumentando, y que así no sea tan brusco. Me consuela pensar que, mientras yo esté en paro, podrá ir sólo tres horas y no las ocho que iba antes, aunque cuando empiece a trabajar no sé que horario tendré, no quiero dejar de verla muchas horas al día.

Por otro lado, quiero mencionar la jugada que te hacen con el tema de las becas cuando estas en paro. Con que uno de los padres esté en paro ya se puede asumir que te quedas sin beca porque la parte de trabajo no la puntúan, con lo que te quedas fuera. Cuando estás en paro, no puedes dejar la guardería porque no sabes cuando vas a empezar a trabajar. Comprendo que quieran evitar que la gente se quede en paro intencionadamente cobrando la beca, pero deberían tener en cuenta que hay familias que, precisamente por estar en paro, lo necesitan mucho más.

lunes, 16 de agosto de 2010

Sobre la lactancia

Acabo de leer un artículo publicado en el periódico El País el 4 de agosto que me parece muy bueno. No puedo hacer comentarios porque lo mejor es leerlo, dice muchas verdades. Podéis leerlo aquí.

Libro "Dormir sin lagrimas" de Rosa Jové



Acabo de terminar de leer el libro y me ha parecido muy interesante (sobre todo ahora que a mi niña le ha dado por despertarse todas las noches, con lo dormilona que era).

En mi opinión, para tomar una decisión sobre qué hacer con un bebé que no duerme como nos gustaria, es obligatorio informarse primero. Y eso es lo que hace este libro, explicar el sueño en general con sus fases y las diferencias entre el sueño de un bebé y un adulto. Resaltaría como importante información el hecho de que los adultos tengamos alrededor de nueve despertares nocturnos sin darnos cuenta. Me parece importante saber que los bebés empiezan a tener esos despertares en algún momento, pero necesitan aprender de forma natural (sin métodos conductistas) la "técnica" para volver a dormirse.

Yo quiero pensar que mi niña está en esa fase porque al principio pensé que eran los dientes, luego nervios por el descontrol veraniego, luego la tripita,...y se me acabaron las opciones de momento. Como dice Rosa Jové en el libro: en algún momento dormirá la noche entera.
Creo que mi problema es que me tenía mal acostumbrada porque desde que tenía un mes por las noches ha dormido ocho horas seguidas o más, excepto cuando ha estado malita o con los dientes.

Para más información sobre el tema se puede visitar la web http://www.dormirsinlagrimas.com/

lunes, 9 de agosto de 2010

¿Por qué opina todo el mundo, si no lo he pedido?

Me gusta escribir entradas que proporcionen información, pero hoy voy a desahogar mi enfado y a la vez acompañar a quién se encuentra en mi situación, que sé que es mucha gente.

Estoy harta de escuchar opiniones no solicitadas y críticas porque doy de mamar a mi niña de 19 meses; harta de ver risas contenidas de gente porque duermo con mi niña; harta de escuchar que la consiento todo sólo porque no la regaño por todo. Lo curioso es que si das el biberón a un bebé de 19 meses nadie te critica, si dejas llorar a tu bebé porque no quiere dormir sólo nadie te critica, si regañas a los niños hasta por respirar, nadie te critica. ¿Hasta donde van a llegar?

Pues respondo para quien me lo ha dicho y quien va a decirmelo en el futuro:

-Doy de mamar a mi niña porque es lo mejor para ella y porque para mí no es una molestia, y lo dejará cuando ella quiera.

-Duermo con ella porque a ella le gusta y a nosotros también, y se irá a su cama cuando ella quiera.

-La trato con respeto porque es una persona, pequeña pero una persona. Además, si aprende respeto, será respetuosa.

Y sobre todo: Yo lo he decidido y ¿por qué? Porque a mí mi niña no me sobra, no me molesta si llora, no me molesta tenerla encima aunque no pueda hacer muchas cosas que hacía antes. Mi niña es mi vida y mi felicidad es que ella sea felíz.

martes, 3 de agosto de 2010

El descontrol del verano

Aunque para una crianza natural lo mejor es ir funcionando a demanda del bebé, sí que es verdad que nuestra rutina al final hace que el bebé también tenga la suya. Mi niña, que no nos quedó otro remedio que llevar a guardería, en un día normal tiene rutina hasta para hacer caquita. Todo lo hace a la misma hora, no porque se la obligue en casa (en la guarde siguen sus horarios) sino porque al final ella también sigue su rutina.

Lo complicado viene ahora, en verano, que tenemos visitas de familiares y al final estamos todo el día por ahí. Este año está siendo un descontrol total, y reconozco que debería organizarme un poco más. A veces, se pone un poco lloroncita y mimosa y resulta que tiene hambre y se nos había pasado por completo la merienda. Otras veces, picotea cuando tomamos algo por ahí y de noche no tiene ganas de cenar la pobre. Ayer me cansé de descontrol y decidí que hay que centrarse un poco en mi niña, que le gusta mucho comer y con este jaleo no se aclara nadie.

Yo siempre preparaba su merienda si salíamos al parque. Si salíamos con coche llevaba siempre algo más por si acaso. Siempre, aunque saliese para diez minutos, llevaba una bolsita de galletas. Este verano me he descontrolado tanto, que he perdido mi capacidad de previsión y no lo hago. Pero bueno, como he dicho, se acabó este descontrol, y a partir de mañana a comer en casita y salir por la tarde con mi merienda guardadita por si acaso, y mi bolsa de galletas.

Me pregunto si a todo el mundo le pasa lo mismo en verano...