Páginas

miércoles, 31 de marzo de 2010

Como ve el mundo un bebe desde el cochecito y desde un portabebe

Estaba mirando los foros de Crianza Natural, que por fin están disponibles. Estaba preocupada con el cierre temporal que sufrió el foro de esta página porque es una fuente de información importante para mí sobre crianza natural.

He encontrado un hilo que habla de un video en el que se puede comprobar como ve el mundo un bebe desde su cochecito y como lo ve desde un portabebes. Es increible la diferencia. Aunque estoy a favor de coger en brazos y portear, nunca me lo había planteado así, siempre lo había enfocado desde el punto de vista del apego hacia la madre. Este video me ha abierto los ojos (un poco más), a veces hay cosas que ni nos planteamos. Mi impresión es que cuando va en su cochecito escucha todo tipo de ruidos sin saber qué son ni de donde vienen, además de no estar en contacto con su mamá. En cambio, cuando va en el portabebé puede dirigir su mirada hacia los ruidos para conocer el mundo, además de sentirse seguro con su mamá. Puede ver como su mamá habla y con quién. También he visto que cuando va en el portabebé no se le acerca nadie a hacerle "cucamonas" a una distancia de centimetros, algo que sí hacen en el cochecito.

El video no está en español, pero las imagenes lo dicen todo. Dejo el link del video en Youtube: Como ven el mundo los bebes desde el cochecito y desde el portabebes.

viernes, 19 de marzo de 2010

El parque

Aunque parezca una tontería, me hacía ilusión entrar en la "fase parque", como yo la llamo.

Por fin ha llegado un día que hace buen tiempo después de este invierno de frío y nos bajamos al parque. Nos fuimos a los columpios de bebé y la encantaron, aunque hay mucha cola porque en todo el parque sólo hay dos para muchos bebes. Al día siguiente nos acercamos a otra zona del parque y vi que mi niña se iba detrás de todos los cubitos y palas que veía.

Al día siguiente nos bajamos nuestro cubito, rastrillo y pala que habíamos comprado en las vacaciones de la playa. Descubrió un niño con una pelota y estuvo un rato detrás, así que al día siguiente nos bajamos su pelotita.

El día que ya ibamos cargaditos con nuestras "cosas del parque" conocimos a otro bebé de su edad y compartieron sus juguetes, y jugó con un cochecito que él llevaba (próximo "reclutamiento" para bajar al parque: un cochecito, jejeje. Ese día también jugó un poco en los "cacharritos" del parque, con cuidado, porque más de un niño la intentaba echar o pegar. La mayoría de las veces había un padre o madre cerca pero otras, ni eso y por nada del mundo lo voy a permitir porque el parque es para todos.

Parece que la semana que viene ya no va a hacer tan buen tiempo así que no podremos bajar al parque, pero espero que llegue el buen tiempo para poder bajar porque a ella le encanta y además aprovechamos para pasear a nuestro perrito que el pobre tiene menos atenciones desde que nació la niña.

sábado, 6 de marzo de 2010

Sorteo de portabebes, bolso cambiador y patucos

Para quién pueda interesarle, en la tienda de TeoyLeo sortean un lote compuesto por un portazagales (portabebes mei-tai), un bolso cambiador y unos patucos sólo por escribir un comentario. Aquí os dejo el link dónde cuentan cómo va el sorteo: sorteo lote de productos Teo y Leo

Criar con amor

Siempre he tenido una especial debilidad por los niños. En una ocasión una psicóloga me preguntó por qué no me había dedicado profesionalmente a los niños porque estaba claro que me encantaban. La verdad es qué ahora me pregunto por qué no lo hice.

Algo que me desagrada, me incomoda y me entristece es ver a cualquier padre o madre tratando a su hijo mal, y tratar mal puede interpretarse de muchas maneras. Para unos padres gritar a sus hijos, insultarles,... no es tratarles mal. Para mí sí.

Como ejemplo, quiero contar una situación de la que fui testigo en un bar: estabamos comiendo en un bar, cerca de casa, y entró una madre con sus hijas. Al minuto empezó a hablar en un tono muy alto, no llegaba a ser grito, pero si muy alto. Se dirigía a una de sus hijas de unos séis años más o menos. Lo primero que le dijo a su hija fue ¡¿Eres tonta?!, ¡te has puesto un calcetín de cada color! ¡yo te los dejé preparados para que te los pusieras! ¡estas castigada sin ver la tele! ¡además vas a cenar sola en la cocina! Como no le pareció suficiente vino un camarero que parecia familiar suyo y le contó la "malvada trastada" de su hija. Él intentó quitar importancia al asunto diciendo: "Se habrá equivocado", pero solo consiguió encender más a la madre.

Voy a ir analizando cada momento con mi opinión:

En primer lugar, he estado otras veces en ese bar, en esa mesa, con gente en la mesa de al lado y no he escuchado la conversación. No creo que todo el mundo tenga que enterarse de lo que ha hecho tu hija, por muy feo que te parezca. Simplemente por respeto a ella que, aunque pequeña, es persona y lo merece.

¡¿Eres tonta?!
Bonita frase para decirle a tu hija que seguro que a tí te tiene en un pedestal y que tu aprobación es una de las cosas más importantes de su vida. Pienso que, aunque estes enfadado, tu hijo tiene que pensar que para tí es el mejor. SIEMPRE.

¡Te has puesto un calcetín de cada color!
¿Dónde esta la maldad? ¿y el problema? Creo que si mi hija hace eso algún día me hará gracia y la preguntaré sonriendo si se había dado cuenta o es que ha preferido ponerse un calcetín de cada color.

¡Yo te los dejé preparados para que te los pusieras!
¿No estabas a su lado mientras se vestía? ¿Y dónde estabas? ¿Y si en lugar de ponerse un calcetín de cada color va a la cocina y coge cualquier cosa peligrosa? Espero que la niña estuviese acompañada de algún adulto en el momento de vestirse, si no es así no entiendo de qué se sorprendía esta madre.

¡Estas castigada sin ver la tele!
Estoy en contra del castigo así que no me puede parecer bien de ninguna manera pero, ¿por qué no la castiga sin ir al parque? ¿Es que no va al parque pero sí a inglés? (Esto último lo he asumido yo, puede que no fuera así). Sobre el tema parque/inglés quiero aclarar que, en mi opinión, se le está dando mucha importancia a que nuestros hijos sean muy cultos y preparados desde muy pequeños, y se les apunta a inglés (por ejemplo) cuando tenían que estar jugando en el parque y disfrutando, que para eso son niños.

¡Además vas a cenar sola en la cocina!
¿Y cuál es el beneficio de que nadie hable con ella para explicarle la situación? (si es que hubiese hecho algo malo, claro). Bonita enseñanza que le muestra a la niña como desplazar a una persona.

Mi niña todavía es muy pequeña y lo único que ha empezado a hacer es enfadarse cuando intentas quitarle algo que puede ser peligroso para ella. Lo que intento es entretenerla con otra cosa, aunque a veces no funciona y solo me queda cogerla en brazos y abrazarla un rato hasta que se le pasa.
Lo que es verdad es que trabajar y tener niños es duro porque no tienes la vitalidad que necesitas para ellos porque ya llegas cansada cuando estás con ella. Yo intento ponerme siempre en su lugar y voy leyendo libros, artículos, blog,... que defienden la crianza natural y con amor.

Precisamente, hoy he leído este artículo en la página de crianza natural: "Sobrevivir a los dos años".
Me ha parecido muy interesante. Al final incluye una especie de mandamientos para respetar a los niños, lo copio abajo:

Declaración de total confianza en los niños

1. El comportamiento propio de los adultos madura en el momento en que somos adultos.
2. No tener expectativas significa no sufrir decepciones y no ejercer una presión perjudicial sobre el niño.
3. Los niños responden mejor al modelo y el liderazgo, no al control.
4. Confía… y espera.
5. Elige entre tu conveniencia momentánea y tus objetivos a largo plazo sobre el modo en que tu hijo se verá a sí mismo.
6. Disfruta de tu hijo por lo que es, no por lo que te gustaría que fuera: nunca va a volver a tener esta edad.
7. Distingue entre tus necesidades emocionales y los sentimientos y necesidades de tu hijo. Actúa hacia tu hijo en armonía con sus necesidades; preocúpate de tus necesidades emocionales en otra parte.
8. Celebra que tu hijo es un ser único, igual que lo eres tú.

Todo esto es mi humilde opinión, y que triste que tenga que hacer la aclaración porque todavía la mayoría de la gente piensa que hay que gritar, castigar y demás para educar.