Páginas

martes, 22 de diciembre de 2009

Cuando se ponen malitos...

Esta es la parte más desagradable de tener hijos. Para mi, hay algunas cosas no muy agradables como el cansancio, o el no tener practicamente tiempo para nada, pero lo peor de todo es verla cuando esta malita.

Por suerte, pudimos permitirnos que empezara la guardería con 8 meses. Durante ese tiempo nunca se puso malita, pero al empezar a ir a la guardería, empezó a coger todo: los oidos, la garganta, el pechito, la tripita,... Es la parte mala de la guarderia, porque tiene también muchas cosas buenas, que me guardo para contar en otra entrada. La ultima vez que estuvo con fiebre, hace dos dias, tuvimos que ir al hospital. La verdad es que se pasa bastante mal, sobre todo porque la ves tan apagadita, con lo activa que es en situación normal, pero la mayoría de los casos se quedan en el susto.

En los casos en que se ponen malitos, yo creo que solo hay una opinión válida y es la del pediatra. Hay muchas creencias y por eso antes de escuchar a nadie, yo prefiero ir al pediatra y que la vea. Además, de eso sí me mentalicé cuando nació: prefiero que me llamen pesada a que le pase algo más serio por no ir a tiempo. También me parece un poco peligroso mirar Internet porque a veces sacamos conclusiones que no son y nos asustamos sin motivo, aunque reconozco que al primer sitio que voy a mirar cuando la pasa algo es a Internet. Si veo alguna información que me asusta, directamente dejo de leerla y espero a lo que me diga el pediatra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog se alimenta de tus comentarios. Estoy encantada de recibir tu opinión!