Páginas

sábado, 14 de noviembre de 2009

El colecho



En realidad la palabra colecho no aparece en el Diccionario de la Lengua Española como tal, es una traducción del término inglés bed sharing. Me resulta curioso que todavía no esté en el dicionario esta palabra, teniendo en cuenta que esta bastante extendida; solo hay que hacer una búsqueda en google para verlo.

Al principio yo decidí no practicar colecho porque la cama que tenemos es de 1,35 y nosotros no somos precisamente delgaditos, y me daba bastante miedo poner a la niña a dormir con nosotros. Para intentar compensar, pasaba mucho tiempo con ella en brazos e incluso intentaba que hiciese siestas acurrucada en mí.
Por suerte no tuve mucho problema en ese sentido porque ella se quedaba bien, primero en el capazo, y después en la cuna. Incluso cuando se me acabó la baja maternal seguía durmiendo tranquilamente en su cuna. Los problemas empezaron a la vuelta de vacaciones, cuando empecé a trabajar. Resulta que la pobre se había acostumbrado a estar conmigo y cuando volví a trabajar pasaba las noches recuperando el tiempo perdido y si no dormía en mis brazos empezaba a llorar. Y tenían que ser mis brazos, no valían otros. Después de una semana practicamente sin dormir empecé a buscar por Internet una solución natural, no drástica (como dejarla llorar y métodos por el estilo con los que estoy completamente en contra). En la página
http://www.crianzanatural.com/, concretamente en los foros, encontré la solución a mi problema. Lo primero que encontré fue información de que, al parecer, cuando los bebes son algo mayorcitos (7, 8 meses) tienen ansiedad por la separación y por eso lloran para que estes todo el tiempo posible con ellos. Una solución para estar toda la noche pegadita a ella es el colecho.
Antes había oido hablar de las cunas de colecho que venden, pero son muy pequeñas y mi niña ya tenía 7 meses y medio. En los foros de crianza natural encontré ayuda para crear mi propia cuna de colecho.


Es muy fácil:
-Lo primero es quitar una de las vallas laterales de la cuna.
-Después, se ata la cuna al somier de la cama de matrimonio.
-Es muy importante dejar el colchon de la cuna pegado al colchón de la cama. Lo normal es que quede un hueco entre la valla de la cuna que queda puesta y el colchón de esta. Este hueco se rellena con toallas enrolladas. A mí siempre me ha dado mucho miedo que la niña metiera la cara en las toallas; hay que colocarlas bien.
-Por último, otro paso importante es ajustar la altura del colchón de la cuna para que este igual que el de la cama de matrimonio. Para esto se pueden usar toallas debajo del colchón de la cuna. Yo compré un colchón de cuna de viaje y lo puse debajo del colchón de la cuna y con esto la altura que me quedó perfecta.

La única pega que veo es que ahora que la niña ha crecido un poco y se pone de pie, la valla se queda demasiado baja. Hemos pensado en comprar unas patas para nuestro somier y cortarlas para ponerlas al nivel de la altura más baja de la cuna, pero de momento no lo hemos hecho y, por suerte, mi niña en cuanto se levanta viene a saludarme y me despierta. Nunca se pone de pie antes, pero me da miedo que algún día lo haga. Imagino que al final cortaremos las patas de la cama, así que modificaré esta entrada para contar el resultado cuando lo hagamos.

La misma noche que empezamos a colechar, ella dejó de llorar. Ahora me busca por la noche para estar cerca de mí. Normalmente duerme bien, pero cuando esta malita y llora, la abrazo y, muchas veces, la cojo y la echo en mi pecho hasta que se vuelve a dormir. Todo esto sin levantarme de la cama y sin tener que hacerla esperar un segundo. He leido bastante sobre este tema y la verdad es que todo son beneficios, aunque es muy muy muy importante la seguridad.

Podéis ver una foto de mi cuna de colecho casera. Desde aquí aprovecho para dar las gracias a la gente de los foros de crianza natural que me dieron la solución a mi problema.

4 comentarios:

  1. Intento llevar al día tu block y me parece super interesante. Muchas gracias por ofrecernos este pedacito de tu experiencia. Besos y cuidate mucho y cuida de la baby
    ROCK (DEL FORO HOSPITAL QUIRON)

    ResponderEliminar
  2. hola!

    Nosotros colechamos con nuestra hija de tres años, a los 2 años quitamos la cuna y pusimos una cama individual pegada a la nuestra y a la pared. Las toallas y edredones o inventos más sofisticados van, claro, entre los dos colchones.

    ResponderEliminar
  3. Hola Silvia! gracias por tu comentario. Me apunto lo de las toallas entre los colchones para cuando quitemos la cuna.

    ResponderEliminar
  4. Visiten en fb un espacio para tomar la maternidad con humor. puérperas y locas x la maternidad

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios. Estoy encantada de recibir tu opinión!